CIRUGÍA ARTROSCÓPICA

Facebookgoogle_plusyoutube

ARTROSCOPIA DE CADERA

Es un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo que permite tratar patologías o lesiones sin necesidad de abrir la articulación. Así, presenta ventajas respecto a la cirugía abierta, como la reducción del traumatismo sobre la articulación, menor riesgo de infección, reducción de cicatrices y menor tiempo de ingreso hospitalario y recuperación.

La artroscopia de cadera suele realizarse con anestesia epidural o general, y dura unos 90 minutos aproximadamente, aunque la duración dependerá del tipo de lesión y del tratamiento aplicado.


ARTROSCOPIA DE HOMBRO

Es una cirugía en la cual se utiliza una pequeña cámara llamada artroscopio para examinar o reparar los tejidos dentro o alrededor de la articulación del hombro. El artroscopio se inserta a través de una pequeña incisión en la piel.

Con una artroscopia de hombro se pueden tratar actualmente la inmensa mayoría de las lesiones que afectan a la articulación del hombro, y presenta la ventaja frente a la cirugía abierta clásica de tener una recuperación mucho más rápida, al ser mucho menos agresiva. Se desarrolla bajo anestesia general, y su duración oscila entre 30 minutos y dos horas, en función a la patología a tratar.

Play
PlayPause
previous arrownext arrow
Slider

ARTROSCOPIA DE RODILLA

Es una operación mínimamente invasiva en que se hacen dos pequeños agujeros de medio centímetro en la rodilla. A través de uno de ellos se introduce una cámara diminuta conectada a un monitor para poder ver con detalle cuál es la lesión que se encuentra dentro de la rodilla. Por el otro agujero se introducen los instrumentos para realizar la cirugía. Así, se ven las estructuras lesionadas y se reparan con mayor precisión.

Una de las lesiones más frecuentes y que se pueden tratar con este procedimiento son las lesiones de meniscos, como desgarres o roturas, por ejemplo. Cuando este tipo de lesiones ocurre, los pacientes presentan síntomas como dolor, inflamación y tienen problemas para doblar la rodilla o sienten que se quedó “trabada” en un movimiento.

Otro tipo de lesiones que pueden tratarse por medio de una artroscopia son las que involucran los ligamentos. En ese caso, los síntomas incluyen dolor, inflamación, o la sensación de que la rodilla se “zafa”.

La cirugía puede realizarse bajo anestesia local, regional o general, según la lesión y el propio paciente.

Play
Play
previous arrow
next arrow
PlayPause
previous arrownext arrow
Slider

ARTROSCOPIA DE TOBILLO

Es una técnica quirúrgica que permite ver el interior de la articulación del tobillo sin necesidad de abrir la articulación. Se realiza a través de pequeñas incisiones (menos de 1 cm) y gracias a una pequeña cámara e instrumentos específicos, podemos diagnosticar y reparar la mayoría de lesiones del tobillo con una rápida recuperación, ya que se trata de una técnica poco invasiva. Suele realizarse con anestesia epidural o regional, y no suele precisar ingreso hospitalario.

La artroscopia de tobillo se puede realizar por alguno de los siguientes problemas:

  • Dolor en el tobillo
  • Desgarros de ligamentos
  • Pinzamiento del tobillo
  • Tejido cicatricial
  • Artritis
  • Lesiones en los cartílagos
  • Fragmentos sueltos
Play
previous arrownext arrow
Slider

ARTROSCOPIA DE MUÑECA

Es una cirugía en la que se utiliza una cámara e instrumentos quirúrgicos diminutos para examinar o reparar tejidos dentro o alrededor de la muñeca. El procedimiento le permite al médico detectar problemas y hacer reparaciones a la muñeca sin hacer grandes cortes en la piel y el tejido. Esto significa que usted puede tener menos dolor y recuperarse con mayor rapidez que con la cirugía abierta.

Mediante esta técnica podemos tratar las siguientes patologías:

  • El desbridamiento de lesiones condrales y la extracción de cuerpos libres ó sinovectomía.
  • La extirpación de quistes sinoviales (gangliones) en la zona dorsal de la muñeca.
  • El tratamiento de síntomas mecánicos derivados de la patología de ligamentos interóseos ó del complejo del Fibrocartílago triangular (CFCT).
  • La visualización complementaria para reducir y fijar las fracturas articulares.
  • La evaluación y tratamiento de la inestabilidad carpiana.
  • El tratamiento del Síndrome de impactación cubital, con desbridamiento del CFCT y del ligamento lunopiramidal y resección cubital distal.
  • Síndrome del Túnel Carpiano.
  • Quiste sinovial (Ganglión dorsal muñeca).
  • Artrosis precoz de la articulación carpometacarpiana del 1º dedo de la mano (Rizartrosis).


Play
PlayPause
previous arrownext arrow
Slider

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar